El lavavajillas huele mal: causas y soluciones

¿Te ha pasado que el lavavajillas de repente comienza a oler mal? ¡No te preocupes! En este artículo te contaremos las posibles causas de este desagradable problema y las soluciones más efectivas para que tu lavavajillas vuelva a oler fresco y limpio. ¡No te lo pierdas!

A todo el mundo le encanta comer, pero limpiar después de una buena comida nunca es divertido. Los lavavajillas hacen esta experiencia mucho más llevadera ya que aceleran notablemente el proceso de limpieza. Simplemente tira los platos en el lavavajillas y déjalos limpiar mientras te sientas y te relajas.

Teniendo en cuenta que muchos hogares dependen del lavavajillas para mantener los platos limpios, puede resultar preocupante notar que el lavavajillas huele mal. ¿Por qué confiarías en un electrodoméstico para limpiar tus platos si parece que no se limpia solo?

Afortunadamente, existen formas de eliminar los malos olores del lavavajillas para poder utilizarlo nuevamente. Siga leyendo para obtener un resumen detallado de las diferentes causas y soluciones a este problema común.

¿Por qué mi lavavajillas huele mal?

Nadie quiere lidiar con un lavavajillas maloliente. No sólo es antihigiénico para limpiar los platos, sino que el olor también puede extenderse y hacer que tu casa tenga un olor desagradable.

Desafortunadamente, es bastante común que los lavavajillas desarrollen malos olores cuando no se mantienen correctamente. Normalmente, esto se debe a uno de los siguientes problemas:

Causa 1: filtro de drenaje sucio

Un filtro de drenaje sucio es la causa más común de malos olores en el lavavajillas. Siempre que utilice su lavavajillas, las partículas de comida de los platos sucios quedarán atrapadas en el filtro para evitar que se vayan por el desagüe.

Sin una limpieza regular, estas partículas se acumularán y provocarán mal olor.

Causa 2: drenaje obstruido

Otra posibilidad es que el desagüe que sale de su lavavajillas se haya obstruido. Esta obstrucción acumulará partículas de comida y bacterias, lo que provocará mal olor.

Este problema puede eventualmente provocar fugas, por lo que debe solucionarse de inmediato. Afortunadamente, en los modelos más nuevos, sonará una alarma si esto ocurre.

Causa 3: Partículas de comida atrapadas

A medida que se utiliza el lavavajillas, se acumularán capas de espuma de jabón en el interior. Las partículas de comida también pueden quedar atrapadas en esta capa de espuma, lo que provoca el crecimiento de bacterias y el desarrollo de un mal olor.

Causa 4: crecimiento de moho y hongos

La humedad y la humedad son dos cosas principales: moho y hongos. necesidad de crecer y prosperar. Desafortunadamente, un lavavajillas ofrece ambas condiciones, lo que lo convierte en un caldo de cultivo perfecto. Una de las áreas más comunes donde ocurre este crecimiento es en el sello de la junta.

Causa 5: Plástico cerca del elemento calefactor

Esta última causa potencial es fácilmente identificable, ya que el olor de tu lavavajillas será el de plástico quemado.

Ocurre cuando cualquier plástico (por ejemplo, el de un Tupperware o una botella de agua) entra en contacto con el elemento calefactor en la base del lavavajillas y comienza a derretirse.

¿Cómo deshacerse de los malos olores en el lavavajillas?

A continuación se muestra una guía paso a paso para eliminar todo tipo de malos olores de su lavavajillas.

Este proceso abordará todos los problemas anteriores además de la quema de plástico. Si se trata de quemar plástico, la mejor manera de solucionar el problema es apagar el lavavajillas, esperar a que se enfríe y retirar el elemento de plástico del elemento calefactor.

En casos excepcionales, el desagüe de su lavavajillas puede estar demasiado obstruido como para que funcione este proceso de limpieza.

Si su lavavajillas aún huele fatal después de seguir nuestras pautas, será necesario que un profesional se ocupe de este problema.

Paso 1: Limpiar el filtro

El filtro de tu lavavajillas estará ubicado en la base del electrodoméstico, ya sea debajo de los brazos aspersores o en una de las esquinas traseras.

Aunque algunos lavavajillas vienen con filtros autolimpiantes (en cuyo caso puede omitir este paso por completo), muchos aún requieren que limpiar el filtro manualmente.

Para ello, primero tendrás que retirar el filtro del desagüe. Las instrucciones para retirar el filtro de su lavavajillas variarán de un modelo a otro.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, será necesario girar el filtro en la dirección indicada para poder sacarlo.

Una vez retirado, vacíe el filtro de la mayor cantidad de residuos posible antes de remojarlo en un recipiente con agua tibia y jabón.

Después de unos minutos, frota suavemente cualquier partícula de comida restante en el filtro hasta que quede impecable.

Deje que su filtro se seque al aire antes de devolverlo a su ranura en el lavavajillas. En este momento, recomendamos encarecidamente limpiar las partículas de comida del desagüe para ayudar a prevenir futuras acumulaciones.

Paso 2: destape y limpie el interior

Una vez limpiado el filtro, es hora de pasar al resto del interior de tu lavavajillas.

Aunque la mayoría de las partículas de comida se habrán encontrado en el filtro, todavía quedarán residuos en las paredes y en los brazos rociadores del lavavajillas que también deberán eliminarse.

Comience quitando los brazos aspersores de su lavavajillas. Para hacer esto, simplemente necesita girar el brazo en el sentido contrario a las agujas del reloj y sacarlo del lavavajillas.

Con un palillo de dientes o un cepillo fino, deberá eliminar las partículas de comida que se hayan alojado en los pequeños orificios a lo largo del brazo rociador.

Una vez completado, limpie las paredes y las rejillas del lavavajillas con un paño y un poco de agua tibia y jabón. Elimine la mayor cantidad posible de suciedad y acumulación de jabón antes de reemplazar los brazos rociadores.

Paso 3: Limpiar el sello de la junta

Al igual que el interior del lavavajillas, la junta se puede limpiar con una solución de agua tibia y jabón.

Elimine la mayor cantidad posible de moho y hongos acumulados en esta etapa. Es posible que requiera un poco de esfuerzo, dependiendo de qué tan grave sea la acumulación. Una vez hecho esto, seque el sello con un paño limpio.

Como se indicó anteriormente, el sello de la junta es uno de los lugares más comunes para encontrar moho dentro de su lavavajillas. Como tal, préstele especial atención antes de pasar al siguiente paso.

Paso 4: Realiza ciclos con vinagre blanco y bicarbonato de sodio.

Ahora que ha limpiado su lavavajillas tanto como sea posible a mano, es hora de que su lavavajillas haga el resto por sí solo.

Esto se hace ejecutando dos ciclos de lavado separados, uno con vinagre blanco y otro con bicarbonato de sodio.

Durante el primer ciclo de lavado, coloca un recipiente lleno de 500 ml de vinagre blanco en la rejilla superior de tu lavavajillas. Una vez completado el ciclo, espolvorea la base de tu lavavajillas con 250 g de bicarbonato de sodio y ejecuta un segundo ciclo.

La acidez del vinagre, seguida de la abrasividad del bicarbonato, eliminará eficazmente cualquier olor restante de tu electrodoméstico.

Aunque muchas veces estos limpiadores deben usarse juntos, es mejor usar estos ingredientes por separado para limpiar su lavavajillas de manera más efectiva.

Paso 5: déjalo secar al aire

En este punto, su lavavajillas olerá fresco y lucirá impecablemente limpio. Lo único que tienes que hacer ahora es dejarlo secar para que no se vuelva a formar moho.

Todos los lavavajillas tienen un sello alrededor de la puerta que atrapa eficazmente el agua dentro de la máquina para que no gotee cuando está en uso. Desafortunadamente, esto también significa que el agua residual puede quedar atrapada en el interior, impidiendo que el lavavajillas se seque correctamente.

Para combatir esto, asegúrese de dejar el lavavajillas abierto durante la noche. Si es necesario, también puede limpiar el interior y el sello de la junta con un paño seco o una toalla para acelerar el proceso de secado.

Los mejores consejos para evitar futuros olores en el lavavajillas

Un lavavajillas maloliente es un problema mucho más común de lo que piensas. Afortunadamente, hay una serie de cosas que puedes hacer ahora que tu lavavajillas está limpio para evitar que se desarrollen malos olores en el futuro:

  • Quite los restos de comida de sus platos antes de cargarlos en el lavavajillas. Esto evita que las partículas de comida obstruyan el filtro y se adhieran a otras superficies dentro de la máquina.
  • Asegúrese de limpiar adecuadamente el filtro al menos una vez al mes (a menos que sea autolimpiante). Esto elimina cualquier bloqueo antes de que se vuelva grave.
  • Cargue su lavavajillas según las instrucciones del manual y evite sobrecargarlo. Poner demasiado en su electrodoméstico a la vez hace que los residuos se acumulen rápidamente.
  • No utilices otros aparatos de agua caliente (como la ducha o la lavadora) mientras el lavavajillas esté funcionando para que el ciclo funcione lo más caliente posible.
  • Limpia profundamente tu lavavajillas una vez cada uno a tres meses, dependiendo de la frecuencia con la que se utilice.
Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




El lavavajillas huele mal: causas y soluciones

Preguntas frecuentes sobre por qué el lavavajillas huele mal

¿Por qué mi lavavajillas desprende un olor desagradable?

El mal olor dentro del lavavajillas puede deberse a varias causas.

  1. Falta de limpieza regular:

    Si no se limpia el lavavajillas con regularidad, se pueden acumular restos de comida, grasa y detergente en diferentes partes del interior, como los filtros, las rejillas de drenaje o las juntas de goma. Esto puede generar olores desagradables.

    Para evitar esta situación, es recomendable limpiar el lavavajillas al menos una vez al mes.

  2. Carga excesiva:

    Sobrecargar el lavavajillas puede dificultar el adecuado lavado de los platos y cubiertos, lo que puede causar la acumulación de restos de comida y la aparición de malos olores.

    Es importante no sobrepasar la capacidad recomendada del lavavajillas para asegurar un lavado eficiente.

  3. Drenaje incorrecto:

    Si el lavavajillas no está conectado correctamente al desagüe, puede haber problemas de drenaje que provoquen malos olores. Verifica que el desagüe esté limpio y que no haya obstrucciones.

  4. Lavado a baja temperatura:

    Realizar lavados a temperaturas demasiado bajas puede dificultar la eliminación adecuada de residuos y bacterias, lo que puede generar mal olor.

    Es recomendable utilizar programas de lavado a temperaturas más altas para asegurar una limpieza completa.

¿Cómo puedo solucionar el olor desagradable del lavavajillas?

A continuación, te presentamos algunas soluciones para eliminar el mal olor del lavavajillas:

  1. Limpieza regular:

    Limpia el lavavajillas periódicamente utilizando un producto limpiador específico para lavavajillas. Sigue las instrucciones del fabricante.

  2. Remoción de residuos:

    Revisa regularmente los filtros y elimina cualquier resto de comida o suciedad que pueda haber acumulado. Lava los filtros en agua caliente y jabón si es necesario.

  3. Uso de productos naturales:

    Puedes probar a colocar media taza de vinagre blanco en la parte superior del lavavajillas y realizar un ciclo de lavado regular. El vinagre ayuda a eliminar los olores desagradables y desinfectar el interior.

    Otra opción es utilizar jugo de limón o bicarbonato de sodio, agregándolos directamente en el lavavajillas antes de iniciar un ciclo de lavado.

  4. Programa de lavado caliente:

    Ejecuta un programa de lavado a alta temperatura sin platos ni cubiertos dentro del lavavajillas. Esto ayudará a eliminar los residuos y las bacterias causantes del mal olor.

Esperamos que estas respuestas hayan abordado tus preguntas sobre por qué el lavavajillas huele mal y cómo solucionarlo. Si necesitas más información, puedes consultar el artículo relacionado en es.wikipedia.org.


Deja un comentario