¿Debería quitar el polvo antes o después de pasar la aspiradora?

¿Eres de los que se preguntan si es mejor quitar el polvo antes o después de pasar la aspiradora? ¡No te preocupes! En este artículo resolveremos este dilema tan común en la limpieza del hogar. Descubre cuál es el orden más eficiente para tener un ambiente limpio y reluciente.

¡Durante años ha habido un debate sobre quitar el polvo y pasar la aspiradora y qué hacer primero! Algunos dicen que hay que aspirar y luego quitar el polvo, y otros dicen que hay que quitar el polvo y luego aspirar. Y luego, solo para mezclar las cosas, algunas personas dicen que debes aspirar, desempolvar y luego aspirar nuevamente.

Nadie quiere perder el tiempo aspirando y quitando el polvo toda la semana. Entonces, ¿Qué deberías hacer exactamente y cuándo? ¿Primero es polvo, luego aspiradora o algo completamente diferente?

Continúe leyendo para descubrir qué debería hacer.

¿Debería aspirar o quitar el polvo primero?

Idealmente, Primero debes desempolvar y luego aspirar..

La razón principal es que a medida que se acumula polvo, pequeñas partículas flotan en el aire y eventualmente aterrizan en superficies de niveles inferiores. Esta superficie suele ser el suelo o un mueble grande.

Entonces, naturalmente, una vez que haya terminado de quitar el polvo, puede aspirar las superficies para eliminar los residuos que desprendió durante el proceso de quitar el polvo.

Para profundizar en el punto anterior, la mejor forma de quitar el polvo de una casa es empezar desde lo alto y avanzar hacia el suelo.

Al quitar el polvo de arriba a abajo, todo el polvo cae desde arriba (techos y accesorios de iluminación) y baja a una superficie inferior (normalmente el suelo o el sofá), por lo que tiene más sentido aspirar después de quitar el polvo.

Además, puede ser más rápido y mucho más sencillo desempolvar y luego aspirar. Por ejemplo, puedes meter un plumero (un paño de microfibra, por ejemplo) en rincones estrechos y recoger mucha suciedad del área con un solo movimiento rápido. A su vez, ahorrarás mucho tiempo y el proceso de limpieza será más sencillo.

Por otro lado, es posible que una aspiradora no pueda entrar en tantos espacios pequeños y no siempre sea tan fácil de manejar y levantar.

Como resultado, tendrás que dejar de aspirar para colocar nuevos accesorios en la manguera para poder manipular la máquina en lugares incómodos.

E incluso después de todos estos problemas, es posible que no limpie el área de manera efectiva, ¡incluso si está usando la mejor aspiradora del mercado! Todo este proceso no siempre es tan sencillo y puede resultar más frustrante.

Desde esta perspectiva, te resultará más fácil utilizar un plumero para realizar la mayor parte del trabajo y aspirar las superficies para eliminar el polvo sobrante.

Como nota final, recuerde que la mayoría de las aspiradoras modernas están equipadas con filtros HEPA que atrapan las partículas de polvo dentro de la máquina para que no vuelvan a flotar al medio ambiente. ¡Al aspirar después de quitar el polvo, podrás recoger más partículas del aire y hacer que el área esté aún más libre de polvo!

¿Cuál es el mejor orden para limpiar una habitación?

Para darle un toque elegante a tus habitaciones, siga los pasos a continuación:

1. Quita el desorden de la habitación

Para limpiar una habitación de forma eficaz, primero hay que limpiar el desorden que hay en ella.

Para eliminar el desorden de una habitación, comience a recoger los artículos y guárdelos correctamente, embolse las piezas para prepararlas para la tienda benéfica o coloque las cosas no deseadas en una bolsa de basura para llevarlas al centro de reciclaje.

En este grupo se incluyen objetos como juguetes, papeles y revistas. Intente concentrarse en una sección de una habitación a la vez para no verse abrumado por la tarea.

Cuando haya terminado, debería tener un área ordenada que pueda limpiar de manera efectiva porque no hay objetos ni peligros de tropiezo en el camino. Además, esta acción por sí sola mejorará tu espacio y hará que luzca dramáticamente más ordenado.

2. polvo

El siguiente paso es empezar a quitar el polvo de tu habitación.

Para que esto funcione de manera efectiva, debes trabajar desde la parte superior de la habitación y hacia el piso.

Por ejemplo, se quitan las telarañas del techo, se limpian las pantallas de las lámparas y los cuadros de la pared, se quita la suciedad de la parte superior de los muebles y los estantes y luego se quita el polvo del mueble del televisor y de los rodapiés.

Puedes utilizar diferentes herramientas para quitar el polvo para realizar este trabajo, pero por experiencia, ¡un paño de microfibra realiza muy bien esta tarea!

En este punto, es posible que también necesites tomar un limpiador multiuso y un paño para eliminar la suciedad endurecida de un par de puntos de la habitación.

Es fundamental que también desempolves las cortinas, las persianas y los alféizares de las ventanas de la habitación, ¡porque mucha suciedad llega a estas superficies!

Si sus cortinas tienen un poco de polvo, sacúdalas suavemente para desalojar los residuos y no tendrá que lavarlas. El polvo caerá al suelo y podrás aspirarlo en el siguiente paso.

3. aspiradora

Cuando hayas terminado de quitar el polvo, puedes aspirar todo el espacio. (Toma nota del suelo que tienes y ajusta el cabezal del cepillo del aspirador para adaptarlo a la superficie).

Para aspirar un suelo de forma eficaz, debes empujar la aspiradora en línea recta a lo largo del suelo, de un extremo de la habitación al otro. También debes aspirar el área dos veces porque esto eliminará la mayoría de las partículas de polvo del área.

Además, es posible que también tengas que aspirar suavemente las cortinas con el accesorio para tapicería si están sucias. Y es posible que también tengas que repetir esta acción en tus muebles tapizados (sofá).

Mantener el polvo a raya

El polvo siempre encontrará un camino hacia su hogar. Pero hay formas de mantener el polvo al mínimo en su casa. Siga los siguientes consejos:

  • Realice un ligero desempolvado cada semana o quincena.
  • Quite mucho el polvo cada uno o dos meses.
  • Utilice un paño de microfibra para limpiar las superficies polvorientas (pantallas de televisión, mesas y alféizares de ventanas, por ejemplo).
  • Al quitar el polvo, comience siempre en el punto más alto de la habitación y desempolve hacia abajo.
  • Pasa la aspiradora con frecuencia para poder eliminar las partículas molestas.
  • Vacíe y limpie su aspiradora con frecuencia para que funcione de manera efectiva.
  • Aspire y quite el polvo con más frecuencia si tiene mascotas, alguien con alergias en la casa o si vive en un ambiente más polvoriento.
  • Limpie la ropa de cama y las mantas con regularidad.
  • Cierre ventanas y puertas.
  • Utilice un purificador de aire en el hogar.
  • Saque las alfombras y tapetes afuera y golpéelos con un batidor de alfombras para desalojar el polvo.
  • Pida a las personas que se quiten los zapatos antes de entrar a la casa.
  • Quítese la ropa polvorienta antes de entrar a la casa.
Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




¿Debería quitar el polvo antes o después de pasar la aspiradora?

¿Debería quitar el polvo antes o después de pasar la aspiradora?

Cuando se trata de limpiar nuestro hogar, surge una pregunta recurrente: ¿Deberíamos quitar el polvo antes o después de pasar la aspiradora? No hay una única respuesta correcta para esta interrogante, ya que cada persona tiene sus preferencias y métodos de limpieza. Sin embargo, hay algunos factores a considerar que pueden ayudarte a tomar una decisión informada.

1. Tipo de superficie

El tipo de superficie que deseas limpiar puede influir en el orden en el que debes realizar estas tareas. Por ejemplo, en alfombras y tapetes, es recomendable pasar la aspiradora primero para eliminar la suciedad y los pelos sueltos. Luego, puedes quitar el polvo de los muebles y otras superficies.

En caso de que estemos hablando de pisos de madera o baldosas, es preferible primero quitar el polvo de las superficies con un paño o plumero, y luego aspirar para recoger los restos más finos.

2. Grado de suciedad

Otro factor importante a considerar es el grado de suciedad presente en tu hogar. Si hay una gran acumulación de polvo en los muebles y otras superficies, es recomendable quitarlo primero para evitar que se disperse por el aire mientras pasamos la aspiradora, ya que esto podría afectar la calidad del aire en nuestro hogar. En este caso, es aconsejable utilizar un paño húmedo o un plumero antes de aspirar las superficies.

3. Alergias y sensibilidades

Si alguien en tu hogar sufre de alergias o tiene sensibilidades respiratorias, es importante minimizar la exposición al polvo. En este caso, es recomendable quitar el polvo antes de aspirar para reducir al máximo posible las partículas suspendidas en el aire. Utilizar un paño húmedo o un plumero también puede ser útil para atrapar las partículas de polvo y evitar que se dispersen fácilmente al aspirar.

Si deseas obtener más información sobre cómo prevenir y controlar las alergias, te recomendamos consultar el siguiente artículo de referencia: es.wikipedia.org – Alergias.

Conclusión

No hay una única respuesta para determinar si debemos quitar el polvo antes o después de pasar la aspiradora, ya que depende de diversos factores, como el tipo de superficie, el grado de suciedad y las necesidades específicas de cada persona. Lo más importante es mantener un ambiente limpio y saludable en nuestro hogar, sea cual sea el orden que elijamos.


Deja un comentario