Cómo quitar el óxido del metal

¿El óxido está arruinando tus objetos metálicos? No te preocupes, en este artículo te mostraremos cómo quitar el óxido del metal de manera rápida y efectiva. Aprende los mejores trucos y consejos para dejar tus objetos como nuevos. ¡No pierdas más tiempo, descubre cómo eliminar el óxido y revive tus metales en un abrir y cerrar de ojos!

¡Las herramientas de metal, las bicicletas, los muebles de jardín y los utensilios de cocina pueden verse afectados por el óxido! Y aunque el problema no es el peor del mundo, ¡las antiestéticas imperfecciones que deja el óxido son una monstruosidad!

Sin mencionar que el óxido puede transferirse a la ropa y a los muebles tapizados. Por lo tanto, debes deshacerte de él lo antes posible. De lo contrario, ¡causará estragos!

Entonces, ¿Cómo se elimina el óxido de las superficies metálicas? Continúe leyendo para obtener más información: ¡le sorprenderá saber lo fácil que es esta actividad de limpieza!

Consejos a considerar al eliminar el óxido del metal

Aquí hay algunos consejos a tener en cuenta:

  • Utilice siempre equipo de protección al tratar un artículo oxidado. Las gafas y los guantes son esenciales.
  • Tome su tiempo. Quitar el óxido no siempre será una tarea sencilla, así que no te apresures a seguir el método sólo para hacer el trabajo.
  • No te preocupes si tienes que repetir un método más de una vez para eliminar todo el óxido de un objeto.
  • Asegúrese de que la solución que planea usar no elimine ninguna capa protectora de su artículo metálico.
  • Si utiliza un removedor o convertidor de óxido disponible en el mercado, siga las instrucciones en el empaque del artículo. ¡Sigue los pasos y utiliza la dosis correcta!
  • Mantenga a los niños y las mascotas fuera de la habitación/área cuando esté trabajando en un artículo oxidado.
  • Abra muchas ventanas para que haya suficiente ventilación en la habitación en la que trabaja.
  • Si es necesario, trabaje al aire libre.
  • Retire los trozos de óxido visibles y sueltos de un objeto antes de tratarlo. Utilice un cepillo de dientes para hacer esto.
  • Pruebe siempre la solución de limpieza elegida en una zona discreta de metal antes de usarla correctamente.
  • Proteja su estación de trabajo del óxido y los productos químicos.
  • Siempre enjuague la solución de limpieza y seque el artículo de metal con palmaditas después de haberlo tratado.

Eliminar el óxido con una solución casera

¡A continuación encontrarás varios métodos de limpieza que utilizan productos que ya tienes en casa! La mayoría de los métodos son sencillos de utilizar, cuestan muy poco y dan buenos resultados.

Opción 1: Sal y jugo de limón

Si tienes imperfecciones oxidadas relativamente nuevas y no tan rebeldes en tu artículo de metal, puedes probar este método (funciona bien en utensilios de cocina, por ejemplo).

Simplemente extienda una capa uniforme de sal directamente sobre el artículo oxidado (asegúrese de cubrir toda la superficie metálica). Luego exprime el jugo de limón encima de la sal y espera de 30 minutos a una hora.

Cuando suene el cronómetro, frota la superficie de metal oxidado con la mitad del limón al que le exprimiste el jugo. Luego frote la superficie con un estropajo, enjuague la superficie metálica y seque el objeto metálico.

Puedes repetir los pasos anteriores si todavía hay óxido en la pieza.

Ventajas: Este es un método relativamente económico y fácil de probar.

Contras: Este método puede ser un poco complicado y peligroso, especialmente cuando se manipulan objetos afilados como cuchillos, así que use guantes protectores en todo momento.

Opción 2: Pasta de bicarbonato de sodio

Para limpiar el óxido general y los anillos de óxido de sartenes, bandejas para hornear y herramientas de jardín, puede probar el método del bicarbonato. (Este tratamiento generalmente funciona mejor en artículos que no están muy oxidados).

En un bol, crea una pasta espesa a base de bicarbonato de sodio y agua. Luego, extiende la pasta sobre todo el objeto metálico, prestando mucha atención a las zonas más oxidadas.

Espere hasta una hora para que la pasta se asiente y se seque sobre la superficie de metal, luego frote el área con un cepillo de cerdas duras o lana de acero. Luego enjuague la prenda y séquela con un paño.

Ventajas: Este es un método relativamente económico y fácil de realizar, y utiliza productos que probablemente ya tengas en casa.

Contras: Tendrás que esforzarte un poco para limpiar la superficie, lo que puede resultar agotador. Y este método tarda al menos una hora (pero normalmente más) en realizarse.

Opción 3: Vinagre blanco

El vinagre blanco puede eliminar algunas de las manchas más duras y oxidadas que se encuentran en el metal, pero llevar a cabo este método lleva tiempo. ¡Sé paciente!

Además, debes asegurarte de que la acidez del vinagre no dañe ni comprometa ninguna capa protectora con la que pueda estar cubierto el metal (¡primero prueba el parche!).

Llene un recipiente hondo con vinagre blanco y coloque el artículo oxidado en el líquido. Deje el artículo en vinagre durante la noche y luego, al día siguiente, frote toda la superficie con un cepillo de cerdas duras.

Si no puede colocar su artículo en un recipiente o balde, no se preocupe. Remoja un paño en vinagre blanco, envuélvelo alrededor del objeto oxidado y déjalo reposar durante la noche. Luego puede repetir la acción de fregado mencionada anteriormente.

Ventajas: Es fácil de usar y en la mayoría de los casos se requiere un esfuerzo mínimo.

Contras: Todo el proceso tarda horas en completarse, por lo que no es el método más rápido de utilizar. Además, el ácido del vinagre blanco puede dañar algunas superficies metálicas revestidas.

Opción 4: Patata y lavavajillas

Quizás un poco poco convencional, pero una opción bastante divertida y única para probar con objetos ligeramente oxidados (como utensilios de cocina) es el método de las patatas enjabonadas.

Simplemente corte una papa por la mitad, cúbrala con jabón (unas gotas de lavavajillas) y luego frote la papa jabonosa contra la superficie de metal oxidado para eliminar las imperfecciones.

Este es un método bastante complicado, así que llévalo sobre un fregadero o cubre tu estación de trabajo con periódico.

Ventajas: En principio, este es un método sencillo y además económico porque probablemente tengas los productos en casa.

Contras: Este es generalmente un método complicado de completar. También debes tener cuidado al probar este método, ya que puede hacer que los objetos metálicos se vuelvan bastante resbaladizos, por lo que puede ser un tratamiento peligroso para piezas afiladas.

Eliminar el óxido con productos especializados

Usar una solución de limpieza casera no es del gusto de todos, por lo que aquí tienes algunas soluciones alternativas que puedes probar.

Opción 1: herramientas abrasivas

A la hora de eliminar el óxido, no siempre es necesario utilizar líquidos y limpiadores. ¡Puedes usar herramientas para limpiar las manchas de óxido de las superficies!

Se pueden utilizar herramientas abrasivas como bolas de lana de acero, estropajos y lijadoras eléctricas para raspar el óxido. Y cuando haya terminado de raspar, puede lijar toda la superficie con papel de lija de grano fino para pulir los rayones que haya hecho por accidente.

Ventajas: Este método es relativamente sencillo y puedes utilizar las herramientas que tienes en casa para hacer el trabajo.

Contras: Este método requiere mucho esfuerzo y no siempre es adecuado para todo tipo de superficies metálicas (al tratar cubiertos, por ejemplo). También puede dejar algunos rayones horribles en las superficies metálicas. Luego es necesario tratar estas imperfecciones, lo que esencialmente supone un trabajo adicional para usted.

Opción 2: ácido cítrico

Si buscas una solución que pueda eliminar las manchas de óxido (en herramientas, por ejemplo), puedes utilizar ácido cítrico.

Sin embargo, asegúrese de que el ácido no elimine la capa protectora del objeto metálico antes de realizar este tratamiento. No querrás poner en peligro tu artículo de metal colocándolo en un recipiente con ácido cítrico.

Para probar este método, mezcle dos o tres cucharadas de ácido cítrico en agua caliente y agregue un objeto oxidado al recipiente.

Deje reposar la pieza oxidada en el recipiente durante la noche y, al día siguiente, puede enjuagar y secar la pieza. (Es posible que tengas que fregar la superficie con un cepillo si hay óxido muy persistente).

Ventajas: Este método funciona bien y puede eliminar gran parte del óxido complicado. Y la mayoría de las veces, no tienes que hacer nada durante el proceso de limpieza (básicamente puedes dejar que el ácido cítrico haga todo el trabajo duro por ti).

Contras: Este proceso lleva tiempo y, en la mayoría de los casos, es probable que tengas que ir a comprar este artículo porque probablemente no lo tengas en casa.

Opción 3: WD-40

Si está buscando un tratamiento fácil de usar, no busque más: WD-40. ¡Este producto solucionará su problema de oxidación e incluso curará cualquier chirrido que su artículo esté haciendo en el proceso!

Para probar este método, aplique una cantidad generosa de WD-40 en toda el área oxidada usando la boquilla ancha de la lata.

Espere unos diez minutos para que la solución actúe, luego frote toda la superficie con un cepillo de alambre; preste mucha atención a las áreas más oxidadas.

Cuando haya terminado, tome un paño limpio y limpie toda la superficie para eliminar los residuos de WD-40.

Ventajas: Puede utilizar un producto que tenga en casa y obtendrá una solución rápida a su problema de oxidación.

Contras: Es posible que este método no le proporcione el efecto duradero que desea, por lo que tendrá que seguir repitiendo este tratamiento o buscar otra solución.

Opción 4: Removedor de óxido (solución química)

Una forma muy sencilla de eliminar el óxido es utilizar un removedor de óxido que contenga ácido fosfórico u oxálico que pueda disolver el óxido.

En general, los removedores de óxido funcionan bastante bien, pero pueden tardar un poco en funcionar en algunos escenarios, pueden ensuciar y no siempre se obtiene mucha solución en una sola botella (puede resultar costoso si necesita limpiar). un objeto metálico grande).

Si vas a utilizar un removedor de óxido, sigue las instrucciones del empaque del producto, respeta las dosis estipuladas y aplica la solución sobre la superficie metálica según las instrucciones.

Aquí hay algunos removedores de óxido que puede considerar:

  • Removedor de óxido JENOLITE es una solución espesa que no gotea y que puede atravesar puntos de óxido endurecido con facilidad para revelar una superficie de metal desnudo. Es una fórmula de acción rápida que se puede utilizar en diversas superficies metálicas, incluidos muebles de jardín, automóviles y herramientas.
  • Gel eliminador de óxido Hammerite es una solución a base de gel que puede limpiar una gran cantidad de superficies metálicas, incluidas barbacoas, barandillas y muebles de jardín, en tan solo dos horas. Y como se trata de una fórmula en gel, puedes estar seguro de que el producto no goteará desde superficies verticales. También es muy fácil de usar. ¡Simplemente cubra la superficie oxidada, espere y luego limpie el área!
  • Removedor de óxido HG se puede utilizar de diferentes maneras. Puedes aplicar la solución con un cepillo sobre superficies grandes y fijas (como barandillas) o diluirla en agua y sumergir un artículo en el líquido. Esta fórmula de acción rápida deja los metales con una apariencia brillante y libre de óxido y protege las superficies de futuras acumulaciones de óxido.

Opción 5: convertidor de óxido

Los convertidores de óxido se pueden aplicar a superficies metálicas con un pincel o comprarse en forma de aerosol.

Básicamente, estos convertidores actúan como una imprimación sobre una superficie oxidada y evitan que el óxido empeore. Este es el producto ideal para cubrir una superficie de metal oxidado si planeas pintar el metal (pero puede dejar la superficie con una sensación áspera al tacto).

En general, estos productos funcionan bien para inhibir la propagación del óxido, pero es posible que no puedan eliminar el óxido de una superficie.

Aquí hay algunos convertidores de óxido que puede considerar:

  • Convertidor de óxido Rustins Sella e imprima una superficie de metal para que la humedad no produzca óxido. Este es un tratamiento de base líquida y fácil de usar. Pero probablemente tendrás que volver a recubrir el metal con esta solución varias veces para protegerlo de manera efectiva.
  • Tratamiento convertidor de óxido de metal de Hammerite Funciona de manera similar al producto de Rustins en el sentido de que convierte el óxido en una condición más estable para evitar el desarrollo futuro de óxido. ¡Este artículo es excelente para tratar pequeñas áreas oxidadas y artículos oxidados!

Cómo evitar que se forme óxido en el metal

Aquí tienes algunas ideas que te ayudarán:

  • Asegúrate de secar los artículos metálicos si se mojan. De lo contrario, se oxidarán y terminarás con manchas anaranjadas por toda la pieza.
  • No guardes artículos metálicos si están mojados. ¡Asegúrate de secarlos primero!
  • Mantenga las herramientas y utensilios de cocina en lugares frescos y secos y lejos de regiones llenas de humedad.
  • ¡Aplica una imprimación a los objetos metálicos que vas a pintar para poder protegerlos por más tiempo! Y cuando pintes dicho objeto, asegúrate de utilizar pintura de buena calidad y agrégale un sellador para que puedas proteger aún más la superficie.
  • Cubra los artículos metálicos y guárdelos adecuadamente cuando no estén en uso. Por ejemplo, guarde sus herramientas en el cobertizo y cubra sus muebles metálicos de jardín durante los meses de lluvia.
Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded





Preguntas frecuentes sobre cómo quitar el óxido del metal

Preguntas frecuentes sobre cómo quitar el óxido del metal

El óxido en los objetos de metal puede ser un problema común, pero afortunadamente existen diferentes métodos para
eliminarlo. A continuación, responderemos a algunas de las preguntas más frecuentes sobre cómo quitar el óxido del
metal.

1. ¿Qué es el óxido?

El óxido es una reacción química que ocurre cuando el metal se expone al oxígeno y la humedad del ambiente. Esto
produce una capa de óxido, también conocida como herrumbre, que puede debilitar y dañar el metal con el tiempo.

2. ¿Cuáles son algunos métodos caseros para quitar el óxido del metal?

Existen varios métodos caseros para eliminar el óxido del metal. Algunas opciones populares incluyen:

  1. Vinagre blanco: Remoja el objeto en vinagre blanco durante varias horas o toda la noche.
    Luego, frota el óxido con un cepillo o lana de acero, y enjuaga con agua.
  2. Lima o papel de lija: Utiliza una lima o papel de lija de grano fino para lijar suavemente la
    superficie afectada por el óxido. Asegúrate de seguir las líneas del metal y no aplicar demasiada presión.
  3. Bicarbonato de sodio y limón: Haz una pasta mezclando bicarbonato de sodio y jugo de limón.
    Aplica la pasta sobre el óxido y déjala actuar por unas horas. Luego, frota suavemente y enjuaga con agua.

3. ¿Existen productos comerciales para eliminar el óxido?

Sí, en el mercado existen productos especialmente diseñados para eliminar el óxido del metal. Puedes encontrar
solventes, convertidores de óxido, removedores químicos y otros productos específicos en tiendas de ferretería o
supermercados.

4. ¿Cómo puedo prevenir la aparición de óxido?

Para prevenir la aparición de óxido en objetos de metal, es recomendable tomar algunas medidas preventivas, como:

  • Mantener el metal seco: Evita dejar objetos de metal expuestos a la humedad durante largos
    periodos de tiempo.
  • Aplicar pintura o barniz: Cubrir el metal con una capa de pintura o barniz puede protegerlo de
    la humedad y el oxígeno.
  • Usar aceites protectores: Aplicar aceites o lubricantes especiales en superficies de metal
    expuestas puede prevenir la oxidación.

Esperamos que estas respuestas a las preguntas frecuentes te ayuden a eliminar y prevenir el óxido en tus objetos de
metal. Si deseas obtener más información sobre el tema, puedes visitar la página de Wikipedia sobre el óxido (Wikipedia).

Deja un comentario