Cómo limpiar un plato de ducha con bicarbonato de sodio

¿Estás cansado de lidiar con manchas difíciles en tu plato de ducha? ¡No te preocupes! En este artículo te enseñaremos un truco efectivo y económico para dejar tu plato de ducha reluciente: ¡Utilizar bicarbonato de sodio! Descubre paso a paso cómo limpiar tu plato de ducha de manera sencilla y con ingredientes que probablemente ya tienes en tu cocina. ¡No te lo pierdas!

Los platos de ducha se ensucian rápidamente si no se limpian con regularidad. Albergan suciedad, pelo y piel muerta que nuestros cuerpos lavan y frotan.

Combinado con restos de jabón y cal, el plato de ducha que alguna vez fue brillante ahora es antiestético y antihigiénico. ¡Algunas duchas incluso empiezan a oxidarse o a desarrollar moho!

Si esto te suena familiar, probablemente quieras saber cómo limpiar tu plato de ducha.

Existen muchos métodos diferentes para limpiar los platos de ducha. Puedes utilizar vinagre blanco y jugo de limón o productos de limpieza comerciales.

Sin embargo, otro método popular es utilizar bicarbonato de sodiotambién conocido como bicarbonato de sodio (no confundir con levadura en polvo).

Limpiar un plato de ducha con bicarbonato de sodio es rápido y sencillo y resulta muy eficaz para eliminar la cal rebelde.

Sigue leyendo mientras te enseñamos cómo utilizar este polvo blanco para limpiar tu ducha a un nivel profesional.

Cómo limpiar una ducha con bicarbonato de sodio

Paso 1: Reúna sus suministros

El primer paso es reunir todos los artículos y equipos de limpieza y llevarlos al baño. Aquí tienes una lista de todo lo que necesitas:

La mayoría de estos artículos ya deberías tenerlos en tu casa. Si no, dirígete a tu supermercado local. Debería poder adquirir todo lo que necesita por un precio relativamente bajo.

También es necesario preparar el plato de ducha para su limpieza. Retire las botellas de champú, gel de ducha, acondicionador, barras de jabón, maquinillas de afeitar y todos los demás accesorios.

Se pueden acumular moho y restos de jabón en la base de estas botellas y objetos, así que asegúrese de limpiarlos antes de volver a colocarlos al final del proceso de limpieza.

Si tienes una, también debes quitar la cortina de la ducha y colocarla en la lavadora. Al igual que el plato de ducha, la cortina puede ser un caldo de cultivo para bacterias, moho y cal.

Lavar la cortina de la ducha elimina la peor suciedad y la deja lista para volver a colgarla en la ducha limpia.

Paso 2: Vaporiza tu plato de ducha

Con todos tus suministros en mano, es hora de ponerte los guantes de goma y empezar a limpiar.

Su primera tarea es vaporizar la base de la ducha, ya sea usando un limpiador a vapor o dejando correr la ducha durante unos minutos.

Opción 1: usar un limpiador a vapor

Si tienes un limpiador a vapor, esto facilitará mucho el trabajo.

El calor del vapor ayuda a aflojar la espuma de jabón que hace que el plato de ducha luzca sucio.

Luego puedes limpiar la base de la ducha con uno de tus paños de microfibra para eliminar los residuos sueltos.

Opción 2: abrir la ducha durante cinco minutos.

Si no tienes un limpiador a vapor, puedes lograr el mismo efecto dejando correr la ducha a temperatura caliente durante cinco minutos.

Para ahorrar agua y energía, se recomienda esperar hasta que alguien se haya dado una ducha caliente y luego entrar inmediatamente para limpiar la suciedad y la suciedad sueltas.

Paso 3: aplica un limpiador de baño

Antes de aplicar bicarbonato de sodio a tu plato de ducha, conviene abordarlo con un limpiador de baño no abrasivo.

Puede comprar limpiadores de ducha en su supermercado local o en línea. Rocía el limpiador sobre la base de la ducha, déjalo reposar unos minutos y limpia con otro paño de microfibra.

Comprueba siempre que el producto de limpieza sea adecuado para su uso en el material de tu plato de ducha. Todas las duchas son diferentes, así que no asuma que un limpiador de baño genérico es necesariamente apropiado; lea siempre la etiqueta.

Los platos de ducha de piedra son particularmente problemáticos y es necesario buscar un spray limpiador específico para granito.

Una alternativa es hacer un limpiador de ducha en casa usando dos productos de uso diario: vinagre blanco y jugo de limón.

Vierta media taza de vinagre, una cucharadita de jugo de limón y media taza de agua en una botella con atomizador. Agite para mezclar y úselo como limpiador de ducha casero.

Paso 4: Haz una pasta de bicarbonato de sodio.

¡Ahora es el momento de hacer funcionar el ingrediente mágico! Coloque cuatro o cinco cucharadas colmadas de bicarbonato en un tazón grande y agregue agua poco a poco hasta que la mezcla se convierta en una pasta espesa (busque una consistencia similar a una papilla). Deberías necesitar usar alrededor de dos tazas de agua en total.

Asegúrate de que el plato de ducha esté completamente seco después del vapor y la limpieza, luego toma la pasta de bicarbonato de sodio y aplícala en el plato de ducha con una esponja.

Concéntrate en aplicar la pasta primero en las partes más sucias, ya que estas manchas necesitan más tiempo para desaparecer.

Una vez que el plato de ducha esté cubierto con la pasta, abre todas las ventanas del baño y deja reposar la mezcla durante al menos una hora.

Si tienes manchas difíciles, puedes hacer una pasta limpiadora más fuerte combinando bicarbonato de sodio y vinagre blanco en una proporción de 3:1.

Esta solución no se debe utilizar en todo el plato de ducha, pero se puede utilizar en zonas especialmente sucias.

Solo necesitas dejarlo actuar durante cinco minutos, así que configura un temporizador de 55 minutos y agrega la solución de vinagre en los últimos cinco minutos.

Paso 5: friega tu plato de ducha

Una vez pasada una hora, toma tu esponja y frota la pasta de bicarbonato de sodio con movimientos circulares.

Este movimiento ayuda a que el bicarbonato penetre profundamente en el plato de ducha y elimine las capas de restos de jabón, cal y suciedad.

Gracias a sus propiedades absorbentes, el bicarbonato de sodio también puede eliminar eficazmente las manchas y olores desagradables de la bandeja.

Al fregar el plato de ducha, asegúrese de utilizar una esponja suave y no abrasiva. Mucha gente utiliza un cepillo de cerdas o un estropajo para quitar las manchas.

Sin embargo, esto puede rayar y dañar las superficies de la ducha, provocando más manchas y contribuyendo a una futura opacidad.

Paso 6: Enjuague con agua tibia

El último paso para limpiar un plato de ducha con bicarbonato de sodio es enjuagar el plato de ducha con agua tibia.

¡Esto elimina la pasta de bicarbonato y deja tu ducha reluciente y reluciente! Si no está satisfecho con los resultados, vuelva a aplicar la pasta de bicarbonato de sodio y déjela reposar durante una hora más antes de frotar y enjuagar nuevamente.

Cosas a considerar al limpiar un plato de ducha con bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es un excelente producto de limpieza, eficaz para eliminar manchas y olores de diversas superficies.

Sin embargo, el polvo es no apto para todos los materialesincluidos vidrio y aluminio.

Al limpiar el plato de ducha, asegúrese de que el bicarbonato de sodio no entre en contacto con superficies de vidrio o accesorios de aluminio.

Antes de limpiar tu plato de ducha con bicarbonato, te recomendamos hacer una prueba en una zona pequeña. Esto ayuda a garantizar que la pasta no dañe el material del plato de ducha.

Tenga especial cuidado si su plato de ducha es de piedra. Como sustancia cáustica, el bicarbonato de sodio puede dejar manchas permanentes en materiales naturales.

¡El bicarbonato de sodio también puede ser perjudicial para tu piel! El bicarbonato es alcalino, mientras que la piel humana es ligeramente ácida.

El contacto frecuente con bicarbonato de sodio puede neutralizar la acidez de la piel, provocando que se seque y agriete. Utilice siempre guantes para protegerse.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded





Preguntas frecuentes sobre cómo limpiar un plato de ducha con bicarbonato de sodio

Preguntas frecuentes sobre cómo limpiar un plato de ducha con bicarbonato de sodio

¿Qué es el bicarbonato de sodio?

El bicarbonato de sodio, también conocido como bicarbonato de soda, es un compuesto químico que se utiliza en muchas tareas de limpieza debido a sus propiedades desodorantes y abrasivas suaves.

¿Por qué utilizar bicarbonato de sodio para limpiar el plato de ducha?

El bicarbonato de sodio es un limpiador natural que no contiene productos químicos fuertes y es seguro de usar en superficies delicadas como el plato de ducha. Además, tiene propiedades antibacterianas y antifúngicas, lo que lo convierte en una opción efectiva para eliminar manchas y olores desagradables.

¿Cómo limpiar un plato de ducha con bicarbonato de sodio?

A continuación te explicamos los pasos para limpiar un plato de ducha con bicarbonato de sodio:

  1. Mezcla el bicarbonato de sodio con agua: En un recipiente, añade aproximadamente 1/2 taza de bicarbonato de sodio y suficiente agua para formar una pasta espesa.
  2. Aplica la pasta en el plato de ducha: Extiende la pasta sobre la superficie del plato de ducha, prestando atención a las áreas más sucias o manchadas. Deja que la pasta repose durante unos 15 minutos para que pueda actuar.
  3. Frota y limpia: Utiliza una esponja o un cepillo suave para frotar la pasta en el plato de ducha, prestando especial atención a las manchas difíciles. Realiza movimientos circulares para aflojar la suciedad y las acumulaciones de jabón.
  4. Enjuaga con agua limpia: Luego de frotar, enjuaga bien el plato de ducha con agua caliente para eliminar los residuos de bicarbonato de sodio y la suciedad.
  5. Seca y da brillo: Para finalizar, seca el plato de ducha con una toalla limpia y seca. Si deseas un brillo adicional, puedes pulir la superficie con un paño suave.

¿Existen precauciones al utilizar bicarbonato de sodio en el plato de ducha?

Aunque el bicarbonato de sodio es seguro de usar en la mayoría de las superficies, siempre es recomendable probar en una pequeña área antes de aplicarlo en todo el plato de ducha. Además, evita frotar con fuerza utilizando esponjas o cepillos abrasivos, ya que podrías dañar la superficie del plato.

¿Cuáles son otras aplicaciones del bicarbonato de sodio en la limpieza del hogar?

El bicarbonato de sodio es un producto versátil para la limpieza del hogar. Puede utilizarse para desodorizar alfombras, eliminar manchas en las encimeras de cocina, limpiar electrodomésticos y mucho más. Para obtener más información sobre sus usos, puedes visitar el artículo de bicarbonato de sodio en Wikipedia.

¡Recuerda siempre leer las instrucciones del fabricante antes de realizar cualquier tipo de limpieza!

Deja un comentario