Cómo limpiar un control remoto

¿Tu control remoto necesita una limpieza urgente? ¡No te preocupes! En este artículo te vamos a enseñar cómo limpiar un control remoto de manera rápida y sencilla. Sigue leyendo para descubrir todos los trucos y consejos que harán que tu control remoto luzca como nuevo. ¡No te lo puedes perder!

Casi todas las personas en un hogar utilizan los controles remotos todos los días (incluso por visitantes). ¡Sin embargo, normalmente se olvidan por completo cuando se trata de limpiar! ¡Es irónico, de verdad!

El problema es que diariamente se manchan los botones y la superficie con varios tipos de suciedad y gérmenes. Puede ser cualquier cosa, desde sudor hasta comida y desde bebida hasta barro.

Sin mencionar que los controles remotos tienen la costumbre de andar por ahí, por lo que nunca se sabe dónde han estado o por lo que han pasado… ¡qué asco!

Dado que cualquier persona en la casa puede tocar el control remoto, ¡realmente debería limpiarse con más frecuencia!

No sólo es más seguro para todos los involucrados, sino que un control remoto limpio funcionará mejor. ¡No más botones pegajosos!

Pero, ¿cómo se limpia un mando a distancia? ¡Siga leyendo para descubrir qué debe hacer para mantener su controlador higiénico y funcionando de manera efectiva!

Una guía paso a paso para limpiar un control remoto

Cosas que debe saber antes de limpiar un control remoto:

  • Nunca rocíe una solución de limpieza sobre un control remoto. Esto puede dañarlo y el líquido puede provocar un mal funcionamiento.
  • No sumerjas un control remoto en líquido. Simplemente use paños húmedos o bastoncillos de algodón para limpiarlo.
  • Aire comprimido (también conocido como ‘aire enlatado’) desalojará los trozos de suciedad que se encuentran atrapados entre los botones.así que no intentes separar los botones con los dedos.
  • No utilice productos químicos de limpieza fuertes para limpiar el control remoto.
  • Asegúrese de que el controlador esté seco antes de volver a ensamblarlo.
  • No introduzca herramientas de limpieza en los puertos porque los destruirá. Si hay puertos en su control remoto, use aire comprimido y palillos de dientes para quitar suavemente la suciedad.
  • A menos que haya algún problema real con su control remoto, no es necesario que lo desmonte para limpiarlo adecuadamente. El método siguiente está bien. Si hay un problema importante con su control remoto y tiene que desarmarlo para limpiarlo o arreglarlo. Consulte su manual de usuario antes de hacer esto para que pueda realizar la tarea de manera efectiva. Además, recuerde que si abre su controlador, puede anular la garantía.

  • ISi no tiene tiempo para completar el método de limpieza a continuación, limpie su control remoto con algunas toallitas antibacterianas. Toallitas con alcohol isopropílico son ideales para este tipo de trabajo. Son productos de un solo uso, no saturarán su controlador y pueden mantener su control remoto libre de gérmenes cotidianos.
  • Si tu control remoto viene con algún tipo de panel táctil, como el control remoto de Apple TV, no presione demasiado fuerte sobre la superficie cuando lo estés frotando porque podrías dañarlo.
  • Utilice siempre paños sin pelusa porque no querrás que las fibras se enreden y queden atrapadas entre los botones o las grietas. Por experiencia, los paños de microfibra pueden limpiar muy bien los mandos a distancia.

Herramientas que necesitarás:

Siga los pasos a continuación para limpiar su control remoto:

  1. Reúne tus artículos de limpieza.
  2. Retire las baterías de su control remoto y colóquelas a un lado (las reemplazará más adelante). Si su control remoto no viene con baterías, ¡asegúrese de que no entre líquido en el puerto de carga!
  3. Tome un cepillo de dientes y cepille suavemente el control remoto para desalojar los restos.
  4. Para lugares más difíciles, rocíe un poco de aire comprimido en el área para eliminar la suciedad. Rocíe el aire en cualquier puerto que vea y use un palillo de dientes para sacar el polvo.
  5. En un recipiente poco profundo, mezcle partes iguales de alcohol isopropílico y agua.
  6. mojar un pedacito de paño de microfibra en el líquido y escurra el paño. ¡Debes asegurarte de que el paño solo esté húmedo, no mojado, porque no puedes empapar el control remoto!
  7. Limpie toda la superficie del control remoto con la sección húmeda del paño (es más fácil ir de arriba a abajo). Si mojas demasiado el controlador, utiliza una sección seca de un paño de microfibra para limpiar el exceso de humedad.
  8. Asegúrese de limpiar todo el control remoto, incluidos los botones, entre los botones y entre otros rincones y recovecos. Recuerda hacer el frente, la parte trasera y los lados del control remoto.
  9. Si hay suciedad endurecida o parches pegajosos en el control remoto, sumerja un bastoncillo de algodón en la mezcla de agua y alcohol y frote el área.
  10. Utilice el cepillo de dientes para quitar las migajas que puedan haberse quedado atrapadas en el soporte de la batería.
  11. Deje que el control remoto se seque al aire de forma natural.
  12. Cuando el control remoto esté seco, puede reemplazar las baterías y verificar que el controlador esté funcionando de manera efectiva.
  13. Una vez que hayas limpiado tu control remoto, querrás que permanezca en perfectas condiciones. Por lo tanto, cada pocos días, limpie la superficie del controlador con un toallita con alcohol ¡Para mantener a raya las bacterias y la suciedad en general! Estas toallitas son de secado rápido, por lo que son ideales para esta tarea.

Por lo general, esta tarea deberías poder realizarla tú mismo en casa y no te llevará mucho tiempo. Sin embargo, si tiene problemas, existen empresas que se especializan en limpiar controles remotos y otros dispositivos que podría considerar utilizar.

Nota: Puede borrar la impresión de los botones si los frota demasiado fuerte o excesivamente.

Cómo limpiar los botones adhesivos del control remoto

Para limpiar los botones pegajosos del controlador, siga los pasos a continuación:

  1. Descubra qué está causando el problema pegajoso. Lo más probable es que haya un pequeño trozo de comida, alguna solución pegajosa o polvo pegado alrededor de uno o más botones.
  2. Comience tratando un botón pegajoso a la vez.
  3. Toma un palillo y quita suavemente la suciedad alrededor del botón.
  4. Una vez que hayas eliminado la suciedad, rocía un poco de aire comprimido en el área para desalojar aún más suciedad.
  5. Presione el botón en este punto para verificar su progreso.
  6. A continuación, sumerja un bastoncillo de algodón en un poco de alcohol y limpie alrededor del botón.
  7. Presione el botón en este punto nuevamente para verificar su progreso.
  8. Continúe limpiando el desorden siguiendo los pasos anteriores.
  9. Una vez que el botón esté limpio, puedes repetir el proceso anterior para los otros botones adhesivos.
  10. Cuando haya terminado, limpie todo el control remoto con un paño de microfibra húmedo humedecido en un poco de alcohol diluido para eliminar los restos pegajosos y las bacterias de la superficie del controlador.

Si los botones siguen pegados después de seguir los pasos anteriores, es posible que la suciedad de la superficie no sea la causa del problema.

En este caso, podría haber un problema con el funcionamiento interno del control remoto que hace que los botones funcionen mal, o mucha suciedad interna podría impedir que el controlador funcione de manera efectiva.

Es posible desmontar un control remoto y limpiarlo a fondo. Sin embargo, esto puede ser complicado, no siempre funciona de la mejor manera y si no sabes cómo volver a ensamblar el controlador correctamente al final del proceso, ¡podrías terminar sin un control remoto!

Por lo tanto, investigue, planifique con anticipación y realice esta actividad de limpieza solo si se siente lo suficientemente seguro.

Eso sí, recuerda que si acabas de comprar el mando a distancia y no funciona correctamente, puedes llevarlo de nuevo a la tienda y contárselo. ¡Su producto debería estar en garantía y el empleado de la tienda debería poder ayudarle más!

Y si esto aún no funciona, siempre puedes enviar tu control remoto a una empresa que pueda reparar dichos dispositivos. Una búsqueda en línea le mostrará empresas que se especializan en esto; simplemente elija una empresa de buena reputación.

Si todo lo demás falla y realmente no puede encontrar una solución a su problema con los botones adhesivos, debería pensar en comprar un control remoto nuevo.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded






Preguntas frecuentes sobre cómo limpiar un control remoto

Preguntas frecuentes sobre cómo limpiar un control remoto

El control remoto es un dispositivo que utilizamos con mucha frecuencia en nuestro hogar u oficina. Con el tiempo, puede acumular polvo, suciedad y llegar a funcionar mal. Aquí encontrarás las respuestas a las preguntas más frecuentes sobre cómo limpiar un control remoto:

1. ¿Cómo puedo limpiar la superficie de mi control remoto?

Para limpiar la superficie de tu control remoto, puedes utilizar un paño suave y ligeramente humedecido con agua. Es importante no mojar demasiado el paño para evitar dañar los componentes internos del dispositivo. También puedes utilizar una solución de alcohol isopropílico al 70% para desinfectar la superficie (fuente: Wikipedia).

2. ¿Cómo puedo limpiar los botones del control remoto?

Para limpiar los botones del control remoto, puedes utilizar un hisopo de algodón ligeramente humedecido con alcohol isopropílico o un producto limpiador específico para electrónicos. Frota suavemente los botones y asegúrate de no dejar residuos que puedan afectar su funcionamiento.

3. ¿Cómo puedo limpiar los espacios entre los botones del control remoto?

Para limpiar los espacios entre los botones, puedes utilizar una pequeña brocha suave, un cepillo de dientes viejo o un hisopo de algodón. Remueve el polvo y la suciedad con movimientos suaves y cuidadosos. Evita presionar demasiado fuerte para no dañar los botones.

4. ¿Qué debo hacer si el control remoto deja de funcionar después de limpiarlo?

Si el control remoto deja de funcionar correctamente después de limpiarlo, es posible que hayas introducido demasiada humedad o algún producto químico en su interior. En este caso, te recomendamos retirar las pilas, secar el control remoto por completo y dejarlo reposar durante algunas horas antes de utilizarlo nuevamente.

5. ¿Puedo sumergir mi control remoto en agua para limpiarlo?

No, sumergir el control remoto en agua puede dañar permanentemente el dispositivo. La humedad excesiva puede afectar los circuitos internos y provocar un mal funcionamiento. Es importante utilizar métodos de limpieza que no involucren líquidos en exceso.

Asegúrate de seguir las instrucciones específicas del fabricante para la limpieza de tu control remoto. Siempre desconecta el control remoto de cualquier fuente de energía antes de proceder a limpiarlo.

Recuerda que mantener tu control remoto limpio contribuirá a su buen funcionamiento y prolongará su vida útil. ¡Disfruta de un control remoto siempre en perfectas condiciones!


Deja un comentario