Cómo lavar una manta eléctrica

¿Sabías que una manta eléctrica puede ser tu mejor aliada para combatir el frío en las noches de invierno? Pero, ¿sabes cómo lavarla correctamente para que se mantenga en perfectas condiciones? En este artículo te ofrecemos una guía práctica y sencilla sobre cómo lavar una manta eléctrica para que puedas disfrutar de su calidez durante mucho tiempo. ¡Sigue leyendo y descubre los mejores consejos!

Las mantas eléctricas son excelentes para mantenerte abrigado y cómodo durante los largos meses de invierno.

Si bien se pueden utilizar como cualquier otra manta, su cableado interno significa que las mantas eléctricas también pueden proporcionar al usuario un reconfortante nivel de calor que se puede ajustar según las preferencias de cada persona.

Para garantizar que una manta eléctrica se mantenga en las mejores condiciones, debes lavarla para eliminar cualquier acumulación no deseada de suciedad u olores desagradables.

Desafortunadamente, los componentes eléctricos pueden dificultar esto, ya que cualquier daño al cableado de la manta reducirá su efectividad y hará que su uso sea inseguro.

Para ayudarte en este proceso, hemos escrito una guía paso a paso sobre cómo lavar una manta eléctrica de forma segura y eficaz.

También enumeramos algunos consejos sobre el cuidado de una manta eléctrica, explicamos con qué frecuencia es necesario limpiarla y analizamos si vale la pena usarla encima de la calefacción central.

¿Puedes lavar una manta eléctrica?

Cuando se trata de lavar una manta eléctrica, muchas personas se muestran cautelosas. ¡Y con razón!

En la gran mayoría de los casos, los dispositivos electrónicos y el agua no se mezclan, por lo que es una combinación que tendemos a evitar.

Afortunadamente, la mayoría de las mantas eléctricas modernas se pueden lavar con total seguridad, tanto a mano como en la lavadora.

También se pueden colocar en secadora para acelerar el proceso de secado. A continuación se proporcionan detalles sobre cómo lavar y secar su manta de forma segura de esta manera.

Antes de limpiar su manta de cualquier manera, le recomendamos encarecidamente que consulte las instrucciones de la etiqueta de cuidado para estar seguro.

Cada manta podrá soportar temperaturas y métodos de lavado ligeramente diferentes, por lo que debes asegurarte de seguir las instrucciones de la etiqueta para evitar daños no deseados.

Cómo lavar a mano una manta eléctrica

La forma más suave y segura de lavar una manta eléctrica es lavarla a mano.

Sin embargo, para hacer esto, necesitará acceso a una bañera o tina grande para limpiar la manta, por lo que puede que no sea la mejor opción para quienes viven en casas más pequeñas.

Para lavar a mano de forma segura una manta eléctrica, necesitará:

  1. Desenchufe la manta y retire el cable eléctrico. Sacuda los restos sueltos de la tela para ayudar a facilitar el proceso de limpieza.
  2. Llene una tina grande con agua tibia y agregue un poco de detergente suave para ropa. Agite el detergente hasta que el agua se vuelva jabonosa.
  3. Sumerge tu manta en el agua y déjala en remojo durante 15 minutos.
  4. Aprieta suavemente la manta mientras esté bajo el agua durante aproximadamente 1 minuto. Luego, retira la manta y enjuágala con agua limpia.
  5. Presione ligeramente la manta para eliminar el exceso de agua, teniendo cuidado de no escurrir el material ya que esto podría dañar el cableado interno.
  6. Deje secar la manta, como se explica a continuación.

Cómo lavar a máquina una manta eléctrica

Si no tienes tiempo o espacio para lavar a mano una manta eléctrica, también puedes lavarla en la lavadora.

Es posible que las mantas más viejas no sean seguras para lavar en la lavadora, pero la gran mayoría sí lo es. Solo asegúrese de revisar la etiqueta de cuidados antes de continuar.

Para lavar a máquina una manta eléctrica, es necesario:

  1. Desenchufe la manta, retire el cable eléctrico y sacuda los restos sueltos de la tela.
  2. Remoje la manta en una tina con agua fría durante 10 a 15 minutos antes de cargarla en el tambor de la máquina.
  3. Agregue un poco de detergente suave al dispensador de su lavadora. Evite el uso de lejía o suavizante de telas, ya que pueden dañar el cableado interno de la manta.
  4. Seleccione el ciclo de lavado más suave en su máquina y asegúrese de que la velocidad de centrifugado esté configurada en la configuración más baja posible para evitar fuerza innecesaria sobre la manta.
  5. Deje que el ciclo de lavado funcione durante 2 o 3 minutos y luego pase a los ciclos de enjuague y centrifugado. Es raro que se recomiende un ciclo de lavado completo para una manta eléctrica.
  6. Retire la manta de la máquina y déjela secar.

Cómo secar una manta eléctrica

Una vez lavada tu manta eléctrica, puedes secarla en la secadora.

Al hacerlo, asegúrese de que la manta tenga suficiente espacio para girar correctamente y de configurar el aparato a la temperatura más baja posible.

Un calor demasiado alto podría hacer que la manta se encoja y se dañe el aislamiento del cableado interno.

Incluso con estas precauciones, sólo debes dejar una manta eléctrica en la secadora durante 10 minutos para evitar daños. Este es tiempo suficiente para eliminar la mayor parte de la humedad de la tela, pero aún estará ligeramente húmeda.

Si la manta sale húmeda, cuélgala hasta que esté completamente seca antes de volver a usarla. El uso de una manta eléctrica húmeda puede dañar el cableado y hacer que su uso sea inseguro.

Si no tienes secadora, puedes dejar que tu manta eléctrica se seque completamente al aire libre. Simplemente cuélgalo sobre un tendedero o en un tendedero sin calefacción y déjalo hasta que haya desaparecido toda la humedad.

Al hacer esto, asegúrese de no sujetar la manta en su lugar con clavijas, ya que pueden doblar el cableado.

¿Con qué frecuencia se debe lavar una manta eléctrica?

Puedes lavar una manta eléctrica tantas veces como consideres necesario. Siempre que utilice el método de limpieza adecuado, la manta no sufrirá ningún daño si la lava con frecuencia.

Sugerimos al menos limpiarlo cada dos semanas o un mes durante los meses más fríos para garantizar que se mantenga en las mejores condiciones posibles.

Por supuesto, la frecuencia con la que hay que lavar una manta eléctrica dependerá de la frecuencia con la que se utilice.

Si solo lo usas de vez en cuando, probablemente puedas lavarlo solo una vez antes de guardarlo para el verano.

Los mejores consejos para cuidar una manta eléctrica

Además de lavar tu manta eléctrica, puedes hacer otras cosas para mantenerla en buenas condiciones. Algunos de nuestros mejores consejos son:

  • Nunca limpie en seco una manta eléctrica a menos que así lo recomienden las instrucciones de la etiqueta de cuidado.
  • Trate las manchas lo más rápido posible. Puedes hacerlo secándolos con una toalla de papel, frotando un poco de detergente en la tela manchada y luego usando un paño húmedo para lavarla.
  • Cuelga tus mantas eléctricas y utiliza la gravedad para suavizar las arrugas. Evite planchar la tela, ya que esto podría dañar el cableado interno.
  • Retire siempre el cable de una manta eléctrica y enróllelo suavemente antes de guardarlo. Esto le ayudará a evitar doblar los cables y causar daños.
  • Reemplaza tu manta eléctrica cada diez años, ya que se vuelven más propensos a sufrir cortes eléctricos con la edad. Le recomendamos encarecidamente que compre un reemplazo con anticipación si nota algún problema antes de este momento.

¿Es más barato utilizar manta eléctrica o calefacción central?

Una manta eléctrica es una gran inversión si tienes poco dinero. Son mucho más eficientes energéticamente que la calefacción central debido a su pequeña superficie, por lo que le permiten ahorrar dinero.

Según El Solutilizar una manta eléctrica de 100 W durante una hora al día en 2023 solo le costaría 24 peniques al final de la semana.

¡Esto supone tan solo £12,48 al año! Si considera que bajar la calefacción central 1 grado Celsius puede ahorrarle hasta £ 80 al año, el costo de una manta eléctrica definitivamente vale la pena.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




Preguntas frecuentes sobre cómo lavar una manta eléctrica

Preguntas frecuentes sobre cómo lavar una manta eléctrica

Las mantas eléctricas son elementos convenientes para mantenernos cálidos en épocas de frío, pero es importante saber cómo lavarlas correctamente para asegurar su durabilidad y seguridad. A continuación, responderemos algunas de las preguntas más comunes respecto a la limpieza de una manta eléctrica.

1. ¿Puedo lavar una manta eléctrica en la lavadora?

Sí, en la mayoría de los casos las mantas eléctricas se pueden lavar en la lavadora. No obstante, antes de hacerlo, te invitamos a leer las instrucciones del fabricante, ya que algunos modelos requieren un cuidado especial. En cualquier caso, es importante asegurarse de que el controlador de temperatura esté desconectado y retirado antes de lavar la manta.

2. ¿Cuál es la temperatura adecuada para lavar una manta eléctrica?

La temperatura adecuada para lavar tu manta eléctrica dependerá del material con el que esté fabricada. Por lo general, un programa para ropa delicada o una temperatura baja a media será suficiente. Evita el uso de agua caliente, ya que podría dañar el sistema eléctrico de la manta.

3. ¿Puedo usar detergente para lavar una manta eléctrica?

Sí, puedes usar detergente suave para lavar tu manta eléctrica. Sin embargo, evita utilizar suavizantes de telas, ya que podrían dejar residuos en la manta que afecten su funcionamiento o irriten la piel. Además, asegúrate de enjuagar bien la manta para eliminar por completo el detergente.

4. ¿Debo secar la manta eléctrica en la secadora?

En la mayoría de los casos, se recomienda secar la manta eléctrica al aire libre o colgarla para que se seque naturalmente. Evita usar la secadora, ya que el calor intenso podría dañar los cables eléctricos de la manta. Una vez seca, asegúrate de que esté completamente desconectada antes de guardarla.

5. ¿La manta eléctrica es segura para lavar y usar?

Si sigues las instrucciones del fabricante y tomas las precauciones adecuadas, lavar una manta eléctrica es seguro. Sin embargo, es fundamental leer las indicaciones específicas de cada modelo, ya que algunas mantas pueden tener restricciones o requerir un cuidado especial. Recuerda siempre desconectarla antes de lavarla y no usarla si presenta daños en los cables o en el sistema eléctrico.

  1. Información adicional sobre mantas eléctricas en Wikipedia


Deja un comentario