8 trucos para limpiar el horno que realmente funcionan

¿Tu horno necesita una limpieza profunda pero no sabes por dónde empezar? No te preocupes, en este artículo te presentamos 8 trucos infalibles para limpiar tu horno y dejarlo reluciente como nuevo. Olvídate de los productos químicos agresivos y sorpréndete con estos métodos caseros que realmente funcionan. ¡No esperes más y descubre cómo renovar tu horno con estas simples pero efectivas técnicas de limpieza!

¿Estás cansado de fregar tu horno sucio y descubrir que todavía está cubierto de suciedad?

Todos hemos estado allí. ¡Pero no temas, porque hemos reunido 8 trucos para limpiar hornos que harán que el trabajo sea muy sencillo!

Desde rociar con bicarbonato de sodio y vinagre hasta usar una pastilla para lavavajillas, estos consejos harán que tu horno luzca impecable en poco tiempo.

Entonces, olvídate del esfuerzo y prueba estos trucos. Tu horno (y tus brazos) te lo agradecerán.

1. Chupa la suciedad

Este primer truco es una excelente manera de comenzar a limpiar su horno antes de probar cualquiera de los siguientes trucos de este artículo.

Primero, asegúrese de que su horno esté frío y que la fuente de alimentación esté apagada.

Si su horno está particularmente sucio, puede usar un cepillo o un raspador para quitar los trozos grandes de comida o la suciedad del horno.

Una vez que te hayas deshecho de las cosas grandes, enciende la aspiradora y usa el accesorio de boquilla delgada para aspirar cualquier resto de comida o suciedad.

Tenga cuidado de no aspirar demasiado cerca de los elementos calefactores ni de ninguna otra parte sensible del horno.

Cuando haya terminado, limpie el interior del horno con un paño húmedo y tibio para eliminar los restos restantes.

Puede que esto sea todo lo que necesitas hacer para limpiar tu horno; sin embargo, si quieres que tu horno luzca como nuevo, te recomendamos probar el truco usando bicarbonato de sodio con vinagre y agua.

2. Bicarbonato de sodio, vinagre y agua

¿Le preocupan los productos químicos agresivos de los limpiadores de hornos comerciales?

Bueno, este puede ser el truco para ti.

Deberás comenzar mezclando una pasta de bicarbonato de sodio y agua. Agrega media taza de bicarbonato de sodio a una pequeña cantidad de agua y revuelve hasta obtener una pasta espesa y suave.

Una vez que hayas hecho la pasta, extiéndela uniformemente sobre la superficie interior de tu horno, asegurándote de llegar a todos los rincones.

Deja reposar la pasta durante al menos unas horas, o incluso toda la noche si tienes tiempo. Esto permitirá que el bicarbonato de sodio haga su magia y afloje la suciedad adherida.

Cuando esté listo para finalizar el proceso de limpieza, mezcle partes iguales de vinagre blanco y agua en una botella con atomizador.

Rocíe la mezcla sobre la superficie del horno, luego use una esponja o un paño para frotar la pasta y la suciedad.

Limpia el horno con un paño limpio y húmedo para eliminar cualquier residuo restante.

3. Un baño de vapor de limón para tu horno

Limpiar tu horno con agua y limón es una forma natural y eficaz de eliminar la suciedad y los alimentos adheridos.

Para empezar, toma una cacerola honda y agrégale agua y jugo de limón. También puedes usar unas rodajas de limón si no tienes jugo de limón por ahí.

Enciende el horno y deja que el agua hierva. Esto hará que se vaporice, permitiendo que el agua y el ácido del jugo de limón hagan su magia sobre la suciedad y la grasa del horno.

Deje que el horno se enfríe y, cuando esté listo para finalizar el proceso de limpieza, use una esponja o un paño para fregar el interior del horno, prestando especial atención a las áreas que estén particularmente sucias.

Su horno ahora debería estar impecable y oler fresco y cítrico.

4. Cocinar al vapor hacia el éxito usando agua y vinagre

Similar al truco que usa agua y limón, este truco usa vapor para ablandar los trozos de comida atascados.

Llena una cacerola con agua y ponla a hervir en la estufa. También puedes hervir el agua en una tetera y luego agregarla a la sartén.

Una vez que el agua esté hirviendo, agrega unas tazas de vinagre blanco a la sartén.

Coloca la cacerola con agua hirviendo y vinagre dentro del horno, asegurándote de que quede colocada sobre una rejilla en el centro del horno. Cierra la puerta del horno y deja reposar el molde dentro del horno durante unos 30 minutos.

Cuando se acabe el tiempo, retira con cuidado la bandeja del horno y usa una esponja o un paño para limpiar el interior del horno.

Este truco hará que la suciedad se elimine mucho más fácilmente, ahorrándote tiempo y esfuerzo.

5. Burbuja, burbujea, limpia sin problemas

Intentar limpiar las rejillas en el fregadero puede ser una tarea difícil y bastante ardua cuando tienes que fregar cada barra individual de la rejilla.

Por eso limpiar las rejillas del horno en la bañera es una alternativa mucho más sencilla.

Esto es lo que haces:

Retira las rejillas del horno y colócalas en la bañera.

Llena la tina con agua caliente, asegurándote de que las rejillas queden completamente cubiertas, agregando unos chorros de lavavajillas al agua.

Deje las rejillas en remojo durante unas horas o, si es posible, déjelas toda la noche. Esto ayudará a aflojar la grasa o los alimentos adheridos.

Utilice un cepillo para fregar o una esponja para limpiar las rejillas, prestando especial atención a las áreas que estén particularmente sucias. Esto debería ser relativamente fácil, ya que toda la suciedad debería eliminarse inmediatamente.

Una vez que hayas limpiado las rejillas, enjuágalas con agua caliente y sécalas bien antes de volver a colocarlas en el horno.

Ahora puede disfrutar de parrillas de horno brillantes para complementar su horno impecablemente limpio.

6. Cepillo de dientes al rescate

Es posible que descubras que una esponja no llega a esos lugares difíciles de alcanzar en tu horno que necesitas limpiar.

Ahí es donde entra en juego nuestra herramienta favorita: el viejo cepillo de dientes.

El detergente que uses depende de ti. Te recomendamos utilizar un limpiador de hornos o hacer una pasta de bicarbonato de sodio y agua, como mencionamos anteriormente.

Utilice el cepillo de dientes para frotar la pasta o el limpiador en todos los rincones del horno, como las esquinas y los bordes.

Una vez que hayas fregado todo el horno, limpia el interior del horno con un paño húmedo para eliminar cualquier resto de suciedad o limpiador.

Su horno ahora debería estar limpio y brillante, sin más restos de grasa pegados en las esquinas.

7. Las pastillas para lavavajillas no son sólo para los platos

Limpiar la puerta del horno con una pastilla para lavavajillas es una forma rápida y sencilla de eliminar la suciedad de la puerta de cristal.

Moja un paño o esponja con agua caliente y coloca encima una pastilla para lavavajillas. Utilice el paño o la esponja para fregar la puerta con la pastilla para lavavajillas, prestando especial atención a las zonas que estén especialmente sucias.

La pastilla para lavavajillas eliminará la grasa, dándole a la puerta de tu horno un aspecto más transparente.

8. Vinagre: la elección natural para un horno limpio

Limpiar el horno con vinagre es una forma natural y eficaz de eliminar la suciedad y los alimentos adheridos.

Mezcle partes iguales de agua y vinagre blanco en una botella con atomizador. Luego, rocía generosamente la mezcla sobre el interior de tu horno, asegurándote de cubrir todas las superficies.

Deja reposar la mezcla de vinagre durante un par de horas. Esto permitirá que el ácido del vinagre elimine la suciedad adherida.

Ahora estás listo para empezar a quitar los últimos restos de grasa y comida. Una vez que esté satisfecho con el resultado, simplemente límpielo con un paño.

Consejos sencillos para el mantenimiento del horno

Mantener un horno limpio es importante para que siga funcionando de manera eficiente y para evitar que olores o sabores no deseados contaminen los alimentos.

A continuación se ofrecen algunos consejos para mantener un horno limpio:

  • Limpie cualquier derrame o salpicadura tan pronto como ocurra para evitar que se endurezca y sea más difícil de limpiar más adelante.
  • Use una estera para hornear de silicona o papel de aluminio en el fondo del horno para recoger cualquier derrame o salpicadura. Estos se pueden quitar y desechar fácilmente cuando se ensucian.
  • Evite el uso de limpiadores de hornos en aerosol, ya que pueden dejar un residuo que puede ser perjudicial al inhalar y puede afectar el sabor de la comida.
  • Considere la posibilidad de utilizar un limpiador de hornos natural, como bicarbonato de sodio y vinagre, para evitar el uso de productos químicos agresivos.
  • Limpie periódicamente los sellos y la junta de la puerta para evitar que la comida y la suciedad queden atrapadas en las grietas.
  • Ejecute el ciclo de autolimpieza de su horno cada pocos meses para ayudarlo a mantenerlo limpio y en buen estado de funcionamiento.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




Preguntas frecuentes sobre 8 trucos para limpiar el horno que realmente funcionan

Preguntas frecuentes sobre 8 trucos para limpiar el horno que realmente funcionan

1. ¿Cuáles son los trucos más efectivos para limpiar el horno?

Existen varios trucos que realmente funcionan para limpiar el horno. Algunos de ellos son:

  1. Mezcla de bicarbonato de sodio y agua: Esta mezcla forma una pasta que puedes aplicar en las áreas sucias del horno. Después de dejarla actuar durante varias horas, retírala con un paño húmedo.

  2. Vinagre y limón: Una combinación de vinagre blanco y jugo de limón puede ayudar a eliminar la grasa y los residuos del horno. Rocía esta mezcla sobre las superficies sucias y déjala actuar durante unos minutos antes de limpiar.

  3. Amoniaco: Coloca amoniaco en un recipiente dentro del horno y déjalo reposar durante la noche. Al día siguiente, retira los restos y lava el horno con agua y jabón.

Puedes encontrar más información sobre estos trucos de limpieza en este enlace.

2. ¿Es seguro utilizar bicarbonato de sodio para limpiar el horno?

Sí, el bicarbonato de sodio es seguro de usar para limpiar el horno. Es un agente limpiador suave que no daña el material del horno y es eficaz para eliminar la grasa y los residuos. Sin embargo, asegúrate de seguir las instrucciones adecuadas y no mezclar el bicarbonato de sodio con productos químicos fuertes.

3. ¿Cómo puedo evitar los malos olores al limpiar el horno?

Para evitar los malos olores al limpiar el horno, puedes utilizar algunos trucos adicionales, como:

  • Limón y agua: Coloca una mezcla de limón exprimido y agua dentro de un recipiente resistente al calor. Calienta el horno a una temperatura baja durante unos minutos para que el vapor se extienda y elimine los olores.

  • Café molido: Deja un recipiente con café molido en el horno durante la noche. El café absorberá los malos olores.

Para obtener más consejos sobre cómo evitar los malos olores, puedes consultar este artículo.

4. ¿Cuándo debo limpiar mi horno?

El intervalo de limpieza del horno depende del uso y de la cantidad de residuos acumulados. Sin embargo, se recomienda limpiar el horno al menos una vez al mes para mantenerlo en buen estado y evitar la acumulación excesiva de suciedad.

5. ¿Qué precauciones debo tomar al limpiar el horno?

Al limpiar el horno, es importante tomar ciertas precauciones para garantizar la seguridad:

  • Usar guantes: Para proteger tus manos de productos de limpieza o residuos, utiliza guantes de goma al manipular o aplicar cualquier solución en el horno.

  • Abrir las ventanas: Asegúrate de tener una buena ventilación en la cocina al momento de limpiar el horno para evitar inhalar vapores o productos químicos nocivos.

  • Seguir las instrucciones del fabricante: Siempre lee y sigue las instrucciones proporcionadas por el fabricante del horno para una limpieza segura y efectiva.

¡Esperamos que estas preguntas frecuentes te hayan sido útiles para limpiar tu horno de manera efectiva! Recuerda que mantener el horno limpio no solo prolonga su vida útil, sino que también garantiza una cocción segura y sabrosa.


Deja un comentario