14 causas por las que alguien no limpiaría su casa

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Muchas razones diferentes harían que alguien no limpiara su casa.

Por ejemplo, algunas personas pueden estar demasiado ocupadas con la escuela, el trabajo u otros compromisos y no tienen tiempo para limpiar. Otros pueden sentir que no pueden limpiar debido a una discapacidad como la artritis, lo que significa que sería difícil usar objetos pesados ​​y fregar pisos.

Finalmente, algunas personas pueden no querer gastar dinero en productos y materiales necesarios para la limpieza. En cambio, compran muebles o electrodomésticos nuevos, lo que parece más valioso que los artículos de limpieza.

No importa por qué alguien elige no limpiar su casa, siempre hay algo que debe limpiarse para permanecer habitable; nadie quiere migas de comida por todo el piso o un fregadero lleno de platos sucios cuando tienen invitados. Para saber qué hace que alguien no limpie su casa, continúa leyendo.

¿Por qué el robot aspirador va en círculos?

El reproductor de video se está cargando.

Hora actual 0:00

Duración 0:00

Tiempo restante -0:00

¿Por qué el robot aspirador va en círculos?

1. No tener tiempo para limpiar

Seamos sinceros. La gente está ocupada. Hay poco tiempo para limpiar entre la escuela, el trabajo y las actividades extracurriculares.

Suponga que comienza a trabajar a las 6:00 a. m. y no sale hasta las 5:00 p. m., o va a la escuela de 8:00 a. m. a 3:00 p. m. y participa en dos actividades extracurriculares o tiene un trabajo de medio tiempo después escuela.

Eso te deja con solo unas pocas horas de tiempo libre todos los días, lo que casi no le da a nadie tiempo suficiente para limpiar. No tener tiempo para limpiar es solo una de las razones por las que las personas no pueden limpiar su casa.

Además, es posible que alguien no tenga suficiente tiempo para limpiar si tiene muchos compromisos fuera de la escuela o el trabajo. Por ejemplo, es posible que tenga un padre anciano que necesite ayuda para cuidar su casa, por lo que se ofrece como voluntario para hacerlo por él porque ya no puede hacerlo solo.

Si este es el caso, es posible que no tenga suficiente tiempo para limpiar su casa.

2. Tener una discapacidad que impide la limpieza

No todos tienen las mismas habilidades, lo que significa que algunos pueden tener dificultades para limpiar su casa debido a una discapacidad como la artritis. La artritis es una inflamación de las articulaciones. eso puede dificultar el uso adecuado de las manos y los dedos. También puede causar fatiga, rigidez y dolor en las articulaciones, lo que dificulta que alguien permanezca de pie o sentado el tiempo suficiente para una limpieza a fondo.

La artritis no es la única discapacidad que impediría la limpieza. Por ejemplo, algunas personas tienen una discapacidad que les impide levantar objetos. Como resultado, estas personas no pueden levantar aspiradoras pesadas ni fregar los pisos con un cepillo y una solución de lejía sobre las manos y las rodillas.

Además, si no pueden agacharse rápidamente, es posible que no limpien los techos de las habitaciones de forma adecuada, ya que es necesario estirar las manos por encima de la cabeza mientras se paran en algo como una escalera pequeña o un taburete.

3. No querer gastar dinero en productos de limpieza

Para algunos, hay una razón más práctica por la que no quieren gastar dinero en artículos de limpieza: ya sea porque son «baratos», económicamente responsables, no ven por qué necesitarían cosas como esponjas cuando las toallas de papel son más baratas. , etc. Si le gusta ahorrar dinero, es posible que sea una de las personas que no quiere gastar dinero en productos de limpieza.

Sin embargo, eventualmente puede convertirse en una carga para aquellos que eligen no comprar artículos de limpieza porque es posible que tengan que reemplazar artículos del hogar, como muebles y electrodomésticos, con más frecuencia que otros.

Por ejemplo, si una persona tiene un derrame de jugo de una naranja que se seca y se convierte en un desastre pegajoso en su alfombra blanca, tendrá que lavar con champú o limpiar con vapor esa área de la alfombra.

Además, si no limpian las manchas correctamente con un limpiador multiusos y una solución de agua después de quitar el exceso de líquido de la alfombra con toallas de papel o trapos, pueden notar que esas manchas reaparecen más tarde. Limpiar su casa requiere tiempo y dinero, por lo que es mejor mantenerse al día con eficacia.

4. Tener un estilo de vida desordenado

Algunas personas tienen estilos de vida desordenados. Por ejemplo, pueden ser olvidadizos y dejar anillos de agua en su mesa de café de vasos llenos de líquidos o comer alimentos como «smores» que se manchan las manos y los dedos, lo que resulta en migas entre los cojines de los sofás y sillas si no los limpie después de comer.

Del mismo modo, aquellos que disfrutan viendo televisión, jugando videojuegos o usando sus computadoras durante varias horas seguidas sin levantarse para usar el baño pueden terminar dejando montones de platos junto al fregadero en lugar de enjuagarlos después de cada comida porque parece más fácil dejar que se acumulen.

5. Vivir en una casa mal construida

Si alguien vive en una casa mal construida, podría afectar sus hábitos de limpieza porque puede haber grietas o hendiduras donde las motas de polvo pueden esconderse y crear distracciones.

También es posible que no abran las ventanas sin una vista obstruida al exterior debido a fallas en la construcción.

Puede dar lugar a malos olores que son difíciles de eliminar con solo aerosoles o velas, especialmente si el olor proviene de comida que se ha puesto rancia o si una de las mascotas tiene un accidente en la alfombra mientras aprende a ir al baño. Además, si no pueden abrir las ventanas para que entre aire fresco, los gérmenes podrían quedar atrapados dentro de su casa porque el flujo de aire no circula.

6. Vivir con mascotas

Tener algunas mascotas, como gatos o perros, puede hacer que falten lugares cuando quitas el polvo de los muebles porque el pelo de las mascotas se acumula en todas partes. La gente también tiene que limpiar las cajas de arena regularmentepero a veces lo hacen con tan poca frecuencia que la caja de arena comienza a oler mal si alguien olvida poner bicarbonato de sodio en la caja y remover la arena cada dos días con una cuchara.

Podría afectar sus hábitos de limpieza incluso más que tener un estilo de vida desordenado.

No solo necesitarían usar productos químicos como lejía y amoníaco para sus pisos y alfombras si algo se derramara sobre ellos por accidente; también tendrían que limpiar la caja de arena antes de deshacerse de su contenido fuera de casa, o podrían seguir usando la caja hasta que huela demasiado.

7. Falta de voluntad para cambiar hábitos personales

Algunas personas no están dispuestas a cambiar sus hábitos, incluso si no quieren limpiar lo que ensucian o se niegan a comprar artículos de limpieza. Puede que se sientan cómodos viviendo en una casa desordenada, mientras que otros no pueden soportar el desorden que están haciendo debido a los malos hábitos de limpieza.

Otros pueden sentir que, dado que las cosas están «bien» para ellos, entonces no hay necesidad de cambiar nada sobre lo que hacen con respecto a cómo mantienen su hogar.

Es por eso que algunas personas no pueden deshacerse de los problemas de desorden a menos que alguien más lo haga por ellos, lo que genera graves conflictos entre los miembros de la familia que tienen diferentes estándares de limpieza y organización.

8. Problemas financieros

Si alguien está desempleado o subempleado, es probable que tenga dificultades para pagar sus cuentas.

Esto podría afectar el tiempo que les lleva limpiarse porque es posible que no tengan el tiempo o el dinero para comprar los suministros necesarios para cosas como fregar pisos o usar limpiadores multiusos para eliminar las manchas difíciles en las alfombras.

Además, si no tienen una lavadora en su hogar, puede ser difícil lavar adecuadamente la ropa sucia cada semana. Para algunas personas que viven en la pobreza, este problema puede incluso conducir a la depresión, lo que les dificulta más mantenerse motivados en las tareas de limpieza de la casa cuando hay tantas otras cosas de las que preocuparse en la vida.

9. Estrés y fatiga

si alguien es estresadopuede ser difícil para ellos concentrarse en limpiar después de ellos mismos.

Por ejemplo, pueden estar lidiando con muchas responsabilidades y proyectos en el trabajo y pueden no tener la energía para pasar cada día sin sentirse abrumados por su carga de trabajo.

Si este es el caso, es probable que las tareas del hogar no estén en su lista de prioridades porque prefieren pasar el tiempo relajándose o haciendo actividades divertidas en lugar de trabajar todo el día y volver a casa para hacer más tareas.

Además, si alguien está enfermo, como con gripe o una infección pulmonar, es posible que no se limpie a tiempo antes de reunirse con amigos o salir en público porque estar enfermo le impide querer o realizar cualquier otra forma de actividad.

10. Malos hábitos

Incluso si están de acuerdo en que es esencial mantener su casa limpia, algunas personas pueden tener problemas para cambiar la forma en que hacen las cosas o adoptar nuevas técnicas para mantener sus hogares. Por ejemplo, algunas personas se niegan a desempolvar sus muebles porque lo ven como una pérdida de tiempo y esfuerzo.

Aún así, otros pueden mantener la limpieza en esta área porque el polvo a veces es el signo de un problema más grave, como el crecimiento de moho o hongos en algún lugar de la casa donde alguien no ha estado limpiando con la frecuencia suficiente.

Este problema puede aplicarse a todo lo relacionado con las tareas del hogar, como pasar la aspiradora por áreas alfombradas, lavar los platos a mano en lugar de colocarlos en el lavavajillas después de cada comida o preparar la comida en casa en lugar de comer en restaurantes con más frecuencia.

11. Equipaje emocional

Alguien puede tener dificultades para mantener su casa limpia si todavía está lidiando con el equipaje emocional del pasado que hace que se sientan desmotivados para limpiar lo que ensucian o para progresar en cualquier forma de superación personal.

Algunas personas tenían padres que no los disciplinaban por dejar sus habitaciones desordenadas, y aprendieron desde una edad temprana que está bien estar desordenado, por lo que no hay nada de malo en este enfoque de la vida.

Sin embargo, cuando alguien tiene una mentalidad completa de «No me importa» y se niega a cambiar o incluso a intentar cambiar, esto puede afectar todas las áreas de cómo vive su vida, incluso qué tan limpias o sucias están sus casas en comparación con otras casas. en su barrio

12. Depresión y ansiedad

Si alguien tiene depresión o ansiedad, puede ser difícil para ellos seguir rutinas como limpiar la casa todos los días porque se sienten tristes o preocupados constantemente por las cosas en sus vidas.

Si este es el caso, necesitan ver a un médico acerca de estos problemas para obtener un tratamiento o diagnóstico profesional para determinar su condición y qué tratamientos específicos podrían ayudarlos.

De esta manera, estos sentimientos no seguirán causando problemas a esta persona con regularidad y le dificultarán mantener una buena salud física a lo largo de su vida.

13. Preferencias de higiene personal

Algunas personas pueden no preocuparse por mantenerse limpias si no valoran la higiene personal. Es posible que no les guste ducharse todos los días, o que solo se cambien de ropa una vez por semana si es todo el tiempo que necesitan para sentirse lo suficientemente frescos y limpios para las apariciones públicas, como en el trabajo.

Otro ejemplo sería alguien que prefiere usar sus zapatos dentro de su casa. Si bien es normal para ellos, algunas personas pueden preguntarse por qué no dejan su calzado afuera. Después de todo, es su casa, así que hacen sus propias reglas.

Si alguien está luchando contra la depresión o la ansiedad, será difícil para ellos ducharse con regularidad debido a lo oscuro que se siente su estado de ánimo la mayoría de los días de la semana.

Otros pueden negarse a limpiarse durante el día porque están demasiado deprimidos o demasiado ocupados concentrándose en otras cosas de la vida que les causan más estrés que hacer ejercicio regularmente y bañarse cada pocos días ayudaría a mantener estos problemas bajo control.

14. Falta de información

Algunas personas que nunca aprendieron a limpiar su casa correctamente pueden tener problemas con esto si no tuvieron padres u otros miembros de la familia que pudieran enseñarles lo que se debe hacer y en qué orden se deben realizar las tareas.

Además, si alguien está luchando contra la depresión, puede ser difícil para ellos aprender nueva información sobre la limpieza porque prefieren quedarse adentro jugando videojuegos o viendo televisión todo el día.

Mientras alguien tenga suficiente dinero para comida y vivienda, la higiene personal y la limpieza no siempre parecerán una prioridad en la vida, lo que hará que cualquiera se sienta mal consigo mismo y con los demás debido a lo sucia que se ve su casa en comparación con quienes la rodean.

Si tienes a alguien cuya casa es un desastre, tal vez quieras aprender cómo decirle que limpie su casa de la manera correcta. A veces, todo lo que necesitan son palabras positivas y el aliento de otra persona.

Conclusión

Hay una variedad de razones por las que alguien podría no limpiar su casa. Puede ser un desafío determinar la causa raíz si hay más de un factor involucrado, pero también es esencial recordar que es posible que estos problemas ni siquiera se deban a algo que le suceda a esta persona.

Por ejemplo, un cuidador o un familiar cercano podría haber sido responsable de enseñarles cómo limpiar por sí mismos. Si esto no sucede, necesitarán la ayuda de otras personas en su vida que quieran que tengan éxito y se mantengan motivados para mantener su hogar organizado y ordenado en lugar de estar lleno de basura todo el día.

Deja un comentario